Viernes 24.05.2019
COMARCA

Matemáticas con sabor a 'Champions'

El IES Río Aguas de Sorbas, Manuel de Góngora de Tabernas, Rey Alabez de Mojácar y Aurantia de Benahadux compiten en el primer ‘Torneo de Descomposición en factores primos’

Alumnado y profesores al final del torneo con los dos ganadores 'morales' en el centro (foto Levantico)
Alumnado y profesores al final del torneo con los dos ganadores 'morales' en el centro (foto Levantico)

Es posible que no lleguen al umbral del infarto de las recientes semifinales de Champions, pero las matemáticas también pueden ser emocionantes. No fue, por continuar el símil, un gol en el tiempo añadido, pero sí fue el último número de la final el más duro de roer. Se tardaron unos segundos, de esos con vocación de eternidad, hasta que el primer participante creyó tener la respuesta, pero no fue la correcta. Hubo varios rebotes y, finalmente, se dio con ella. “2 elevado a la quinta por siete y por tres”, o lo que es lo mismo (y uno confiesa que no lo ha resuelto mentalmente) el 672.

La última ronda de este primer ‘Torneo de Descomposición en factores primos’, que ya impone, constaba de 12 cifras con el tope del 700 como dígito más elevado. La mecánica de la competición sentaba en semicírculo a dos alumnos por cada instituto participante (Río Aguas de Sorbas, Manuel de Góngora de Tabernas, Rey Alabez de Mojácar y Aurantia de Benahadux). En cada mesa el cartel identificador con la inicial de su municipio y el sistema para avisar de la posible solución. Timbre con sonido de fallo en el 1,2,3 (ninguno de los participantes identificaría por edad esta alusión) y bombilla para reforzar.

En uno de los laterales del escenario del Teatro Villaespesa los profesores-jueces y en el otro quienes cantan el número en voz alta leído de un smartphone al tiempo que se apunta en una pizarra. Tradición y modernidad no son incompatibles. Saber al instante si la respuesta es o no correcta, si el número es primo o no lo es, ha requerido una aplicación específica diseñada en el IES Río Aguas y mucho trabajo previo que abarca desde el cartel, la creatividad del slogan (X-Prime) o la llamada a la colaboración del ayuntamiento o de, por ejemplo, la alfarería que ha hecho la ‘X’ que se llevaron a casa los ganadores o los cuencos de recuerdo para los demás.

Al final, dos “campeones morales” se hicieron con el trofeo; Rafael José del instituto de Tabernas, tan tímido al recogerlo como rápido descomponiendo dígitos, entre los de 3º y 4º, y Carmen María, del IES Río Aguas entre los de 1º y 2º, a la que le pudo la emoción

Ver en directo cómo la resolución de problemas matemáticos motiva entre el público presente aullidos o aplausos más propios de un concierto de gira de OT o cómo los chavales se saludan cuando regresan a sus sitios como estrellas de la NBA, evidencia que los métodos de enseñanza han cambiado, como en la zarzuela, una barbaridad. Al menos en institutos como el Río Aguas, en constante proceso de agitación educativa para captar la atención del alumnado.

Al final, dos “campeones morales”, como los definió el director de este instituto de Sorbas, Juan Guirado, se hicieron con el trofeo. Rafael José del instituto de Tabernas, tan tímido al recogerlo como rápido descomponiendo dígitos, entre los de 3º y 4º, y Carmen María, del IES Río Aguas entre los de 1º y 2º, a la que le pudo la emoción. Como debe ser en estos casos.

Matemáticas con sabor a 'Champions'