Viernes 24.05.2019
RETRATOS FLAMENCOS

"Fuego en la garganta y en su co"....

Adela la Chaqueta fue una cantaora de palos muy determinados, en su inmensa mayoría festeros, fandangos y cantes de ida y vuelta, que, eso sí, saben a gloria bendita

Acaso no sea un definición muy académica, pero sí bien elocuente. Hay que interpretar los puntos suspensivos (cosas de lo políticamente correcto) para dar con ella. La autoría es del cantaor payo Paco del Solano y decía que Adela la Chaqueta (o la Gitana como ella prefería) “tenía fuego en la garganta y en su c…” que, raro será, no aluda al órgano propio de su género. El soniquete gitano de Adela Fernández Jiménez es, sin duda, de leyenda.

Hay quien designa un triunvirato mítico de ella junto a la Paquera y a la inolvidable Perla de Cádiz (estirpe a la que, en la actualidad, pertenecería también una voz de raza como la de Juana la del Pipa) aunque, cierto es, que Adela fue una cantaora de más corto recorrido, de palos muy determinados, en su inmensa mayoría festeros, fandangos y de ida y vuelta, que, eso sí, saben a gloria bendita.

Tanto como para que, en determinadas versiones ‘comerciales’, discuta la corona al mismísimo Bambino. Su interpretación, por ejemplo, de Voy a perder la cabeza por tu amor (ver vídeo) hace perder la cabeza por su estilo, su temperamento y ese contagio de dicha que provoca escucharla.

Hay quien designa un triunvirato mítico de ella junto a la Paquera y a la inolvidable Perla de Cádiz, estirpe a la que, en la actualidad, pertenecería también una voz de raza como la de Juana la del Pipa

La saga familiar y los parentescos de Adela con el ADN del flamenco más puro darían para varios párrafos. Baste recordar que era hija del Mono, hermana, por vía paterna, de Tomás el Chaqueta, José el Chaleco, Antonio el Chaqueta, Imperio de Granada y Salvador el Pantalón, prima de Juan Doblones y Canono y tía del Chaquetón y El Flecha.

adelabnComo para poner una sastrería o, mejor, pasar una Nochebuena con la familia escuchando villancicos. Adela grabó poco, pero tuvo una trayectoria dilatada y de altura. Tan dilatada como para dejar un recuerdo imborrable cuando, con 80 años, actuó en el concurso de alegrías de Cádiz. Y tan de altura como para formar parte o actuar en tablaos madrileños como Los Canasteros, en donde vuelve a representar Las Calles de Cádiz junto al guitarrista Juan Doblones, Toñi González y Fernando Gálvez, La Venta el Gato o Zambra. La mención a Las calles de Cádiz no es baladí ya que fue fruto de la iniciativa y mecenazgo del torero, actor, escritor y presidente del Betis, Ignacio Sánchez Mejías, además de inspiración lorquiana, que la escribió para su amada Encarnación López Júlvez, conocida como La Argentinita. La obra contaba con música de Falla, canciones de Lorca y decorados de Dalí. Ahí es .

"Fuego en la garganta y en su co"....