lunes 21/9/20
COVID-19

La Junta, con el apoyo de alcaldes del PP, solo ofrece la vía sancionadora contra la ciudadanía para atajar los rebrotes

En la esperada y concurrida reunión de coordinación las medidas sanitarias concretas y urgentes han quedado al margen para el gobierno autonómico
Imagen de la reunión de hoy.
Imagen de la reunión de hoy.

Sanciones y para de contar. La Junta de Andalucía, reforzada por los alcaldes del PP, caso del de Almería, ha venido a reducir al capítulo coercitivo toda solución ante el alarmante rebrote de casos de Covid-19 en la provincia. Mucha expectación ante este encuentro de coordinación y poco contenido por parte de quienes ahora tienen las competencias al frente del gobierno autónomo.

Nada de aportar datos concretos sobre rastreadores o nada de medidas para potenciar la delicada situación del sector sanitario. “Vamos a ser inflexibles con las personas que no cumplan las normas de distanciamiento social y el uso de la mascarilla”, se encargó de anunciar Maribel Sánchez, la delegada del Gobierno andaluz en Almería.

El regidor de Almería se mostró partidario de intensificar las multas, pero pasó por alto el cierre por parte de la Junta de un hospital en medio de esta crisis sanitaria

El regidor de Almería y compañero de partido vino a reforzar esta única tesis. Así, Ramón Fernández-Pacheco, aseguró que se van a intensificar las inspecciones y también las “sanciones a quienes no cumplen con la normativa dirigida a frenar el Covid-19”. Por ejemplo, nada dijo de qué le parece que, en un estado así, la Junta de Andalucía haya decidido cerrar a finales de año el hospital de la Cruz Roja.

La delegación autonómica, presidida por la consejera de Agricultura, pasó por alto datos sobre los centros de salud y hospitales pese a las constantes denuncias sindicales por la falta de medios. Tan solo se expusieron los datos de casos.

En total y hasta la fecha, 1.100 con 45 personas hospitalizadas. Tampoco tuvo a bien informar sobre qué medidas sanitarias se tiene previsto adoptar para atajar el repunte de rebrotes aparte de la posibilidad de que se prohíba fumar en la calle. Todo se queda en sanciones para la ciudadanía, la vía menos complicada cuando la situación, como es el evidente caso, se le ha ido de las manos al gobierno PP-Cs de la Junta de Andalucía.

La Junta, con el apoyo de alcaldes del PP, solo ofrece la vía sancionadora contra la...