Lunes 17.06.2019
MEDIO AMBIENTE

La Corporación Municipal de Carboneras se une contra las descargas sin apear la tensión de la campaña electoral

El apoyo unánime a las mociones contra el plan de descargar mineral de hierro en el puerto no evita los reproches entre partidos en un salón de Plenos abarrotado por unos reivindicativos vecinos

Vecinas esperan la apertura de las puertas del salón de Plenos reivindicando y protegiéndose del sol a la vez. (foto Levantico)
Vecinas esperan la apertura de las puertas del salón de Plenos reivindicando y protegiéndose del sol a la vez. (foto Levantico)

Demasiado bonito para ser verdad. El Pleno de Carboneras que debería escenificar el frente institucional contra las descargas de mineral de hierro de Alquife en el puerto se saldó con el resultado previsto, apoyo unánime de los tres grupos, pero el partido estuvo plagado de zancadillas y hasta entradas de tarjeta. A tres días de las elecciones locales, con un salón abarrotado y con gente fuera sin poder acceder, la tentación era demasiado grande como para no agriar el consenso en busca de electores dubitativos. Una actitud que para algunos vecinos resultó contraproducente, tal y como comentaban a la salida, ya que no creían que fuera el momento adecuado para evidenciar las tensiones partidistas.

En rigor, fue el primer punto del pleno extraordinario, la propuesta para remunicipalizar el servicio de limpieza y jardinería, el que despertó mayor agitación y más altas temperaturas, acordes con la de la sala, pero también hubo pullas cuando se abordó el asunto de las descargas. De este modo, el portavoz socialista y candidato a la Alcaldía, José Luís Amérigo, tiró de hemeroteca con la eficaz lectura de unos titulares de prensa que dejaban en evidencia al actual alcalde, Felipe Cayuela. El primero databa de 2012, siendo entonces Cayuela segundo teniente de alcalde, y en él ya se daba cuenta de la posible llegada de este mineral ahora rechazado.

Claro que por aquellas fechas el equipo de gobierno, al que el hoy alcalde pertenecía, dejaba abierta la puerta a la llegada de camiones cargados de las minas siempre que se mejoraran las conexiones viarias y las infraestructuras de transporte. Un condicionante que se repite dos años después en otro medio de comunicación. Otro de los reproches de Amérigo aludía a la ausencia de contactos con su partido y el PP, “como partidos que cuentan con representación supranacional”, para haber al menos intentado no llegar a estos extremos con las descargas en pruebas a la vuelta del verano.

Se pide instar a la Administración autonómica y nacional a que se paralice de inmediato el proyecto, que se debata en el Parlamento andaluz hasta que se proponga una alternativa, se exige del gobierno regional la protección de la salud de los habitantes de Carboneras y su entorno, y se plantea presentar, a través de los servicios jurídicos municipales una queja al Defensor del Pueblo

El alcalde procedió a la lectura de los cuatro puntos que conformaban la moción y que, una vez relatados, fueron acogidos con una ovación por parte de los presentes, muchos de ellos con carteles repartidos por la plataforma Muévete por Carboneras que, además de su tinte reivindicativo, vinieron muy bien como abanico. 

En concreto, en el texto, en síntesis, se pide instar a la Administración autonómica y nacional a que se paralice de inmediato el proyecto, que se debata en el Parlamento andaluz hasta que se proponga una alternativa, se exige del gobierno regional la protección de la salud de los habitantes de Carboneras y su entorno, y se plantea presentar, a través de los servicios jurídicos municipales una queja al Defensor del Pueblo.

Pese a las tiranteces, el portavoz de la plataforma, Juan José Alférez, agradeció a los tres grupos políticos (PSOE, Gicar y PP) su compromiso y dejó claro que Carboneras no está en contra de la industria sino de las agresiones medioambientales.

La Corporación Municipal de Carboneras se une contra las descargas sin apear la tensión...