martes 20/10/20

El clic

Lo mejor es no pensar en si con las monedas que llevas sueltas te llega para la máquina, ni si estará abierto el bar o si, teniendo en cuenta la hora que es y que mañana estará todo cerrado, tendrás suficientes para pasar el domingo en pijama. No es solo que no te miren mal o tener que reclutar a otros para bajar a la puerta de la oficina. Ni el olor de la ropa que hasta a ti te resulta ya desagradable. Ni lo de vivir pendiente de si llevo o no llevo el mechero. Como lo de fumar en el coche con niños, lo increíble no es tener que prohibirlo, es que alguien aun lo haga o peor, que obviando lo dañino que es alegue libertades inalienables. Que va a ser que lo de ayudar a matar gente no está previsto como parte de ninguna libertad. 61.000 niños mueren en el mundo cada año por causa del tabaco ajeno.

Captura de pantalla 2019-06-04 a las 21.18.54

Un día todo eso se ha acabado y no sabes si lo que te mola más es respirar mejor o estar libre de todos los rituales y miedos que, no te habías dado cuenta, te tenían atrapado. La clave está en una decisión, es cierto que la ayuda es útil, pero sin tener la decisión clara la cosa es complicada. Coméntalo en el Centro de Salud, te dirán que hay y que no hay, no hay magia por ejemplo. La decisión es un clic, un momento en el que te das cuenta de que se acabó. Que te costará mas o menos, que tardarás o sufrirás un poco o un mucho más, pero que ya no quieres más. Y asusta un poco, asusta pasarlo mal, engordar, temblar o las cosas terribles que cuentan.

Pero las cosas buenas, que también cuentan, han calado y sabes lo que tienes que hacer. De repente te parece estupendo eso de que suban los impuestos de la cajetilla, que funciona, vaya si funciona. No quieres acabar enganchado a una mochila con oxígeno. El tabaco mata casi a la mitad de los que lo consumen, y eso, con 20 años parecía muy lejano, pero ahora ya no tienes 20 años, ni 30. Clic. Dejas de fumar. Y has tomado la mejor decisión de tu vida.

El clic