sábado 24/10/20

La realidad doblega al autobombo

Por mucho titular que subvenciones con dinero público en la prensa, por mucho autobombo que te hagas a costa de los recursos de todos, por mucho que engoles la voz delante de un micro, hay algo que en política nunca falla: los números.

La prueba del algodón no es el 'bla, bla, bla' sino el 'money, money, money' que cantaban en 'Cabaret'. Por eso, la solidaridad ante una grave crisis no se cacarea sino que se demuestra. El gobierno andaluz de las múltiples derechas ya lo ha hecho. Tijeretazo a los planes de empleo. Cómo no hace falta fomentarlo en estos días de ertes e incertidumbres, pues a recortar se ha dicho.

Eso es lo cuantificable, el resto palabrería. Como es obvio, la comarca del Levante Almeriense no se salva de este despropósito. Solo en Vera, 200.000 euros menos que en 2018. En Cuevas cerca de 175.000, en Carboneras 100.000 y en Pulpí otros 50.000 euros, por poner algunos ejemplos. Con todo, lo peor no son los números. Lo grave es que detrás de ellos hay personas que podrían acceder a un puesto de trabajo y no lo van a hacer en una coyuntura más que complicada.

Todo ello, mientras se bajan los impuestos a los más ricos o se bonifican al 100% los impuestos a las empresas de las máquinas recreativas. Todo ello mientras el presidente Moreno Bonilla, con la connivencia de sus compañeros de viaje al pasado, se gastaba el dinero de los andaluces y de las andaluzas en pagar artículos elogiosos en los medios de comunicación para loar su gestión de la crisis. Mientras, pedía más recursos al Gobierno Central. Ahora, eso sí, se recorta de los planes para el empleo, nunca de las estrategias para lucimiento personal.

 

La realidad doblega al autobombo