sábado 24/10/20

La sanidad pública por bandera

De lo que no podremos quejarnos cuando, tacita a tacita, vayan desmontando, vendiendo a trozos, externalizando todo el sistema de salud, es de que no lo sabíamos. Los partidos del ala derecha del espectro, los que ya gobiernan en Andalucía, lo explican con claridad. Creen que nuestro sistema de salud funciona tan mal que es necesario resetearlo, privatizarlo, dejar que las empresas resuelvan los problemas y que cada uno tenga su seguro, cada uno que se cuide a sí mismo.

Recuerdo con nitidez, era aún médico residente, la habitación de un gran hospital en la que había a dos hombres recuperándose de un trasplante. Uno era un importante industrial valenciano, en la otra cama un hombre de escasos recursos, muy escasos recuerdo. Ambos con el mismo pijama, esos que se empeñan en enseñar el culo a las visitas. Aquella habitación representó durante mucho tiempo mi imagen de nuestro sistema de salud. La máxima expresión de redistribución y justicia social.

Sin duda el Sistema Nacional de Salud necesita reformas, sobre todo en Atención Primaria, una transformación que le permita seguir siendo uno de los mejores sistemas del mundo

Sin duda el Sistema Nacional de Salud necesita reformas, sobre todo en Atención Primaria, una transformación que le permita seguir siendo uno de los mejores sistemas del mundo, eficiente y valorado por todos. Hasta ahora invertir en el sistema sanitario nos ha ido muy bien, el retorno de la inversión no puede ser mejor en satisfacción y eficiencia. Y ahí está la decisión, o estar con los que quieren desmontar y privatizar o con los que proponen invertir y transformar. 

En estos días en los que se usan las banderas para arrearnos con los mástiles propongo la bandera de la sanidad pública y los valores que representa, la bandera del estado del bienestar y de la socialdemocracia. Banderas para revolverse contra el mantra de que nuestros hijos vivirán peor que nosotros para que aceptemos sin rechistar recortes y pérdidas de derechos, desmantelamientos y privatizaciones. Elijamos construir, seguro que encontraremos mejores pijamas. 

La sanidad pública por bandera
Comentarios