sábado 24/10/20

El 'cuanto antes' como unidad de tiempo

En muy pocos días se han agolpado una serie de promesas que delatan en qué estima tienen determinados políticos a sus potenciales electores. La tendencia está por encima de geografías y partidos, pero, en aras del rigor, resulta conveniente referirse a casos concretos. Hace unos días, en el curso de estas visitas institucionales que se intensifican hasta el hartazgo con la cercanía de las urnas, un alto cargo de la Junta se fotografiaba en una autovía en obras en la provincia y, por todo decir, o eso se reflejó en los titulares, que ya es reflejar por reflejar, se comprometió a hacerla 'cuanto antes'.

Esta vaguedad en las medidas del tiempo ha tenido continuación en Pulpí con motivo de la estancia del presidente de la Diputación, Javier Aureliano García. En este caso el 'cuanto antes' se ha cambiado por 'pronto' para vender de nuevo el Espacio Escénico del municipio. De momento, está el armazón o sea que, pronto pronto va a ser que no, a no ser que se refiera a que lo va a inaugurar a las siete de la mañana pero dentro de un año. Por cierto, ese 'pronto', de cumplirse, es justo lo contrario de lo tarde, mal y nunca que García se ha aplicado en las explicaciones no dadas sobre su viaje gratis total a cargo de una empresa cuando era concejal. Todo sea dicho.

Lo verdaderamente admirable es que estas cosas las digan sin que se les escapa la mínima risa, como si de verdad se las creyeran 

Pero no solo se trabaja la nadería cronológica sino también directamente la fibra patriótica. Así, José Manuel Villegas, secretario general de Ciudadanos y candidato al Congreso de los Diputados por la provincia, vino a decir en el Teatro Cervantes, que no llenó ni diciendo que iría Arrimadas que luego no fue, que su programa es lo mejor para España, pero, sobre todo, para Almería. Lo verdaderamente admirable es que estas cosas las digan sin que se les escapa la mínima risa, como si de verdad se las creyeran.

Y como ya se apuntaba, estos camelos no entienden de fronteras, de tal modo que en Madrid, la candidata a presidir la Comunidad, Isabel Díaz Ayuso, ha pretendido epatar al auditorio con unas supuestas ayudas a la familia y cuando le han preguntado que si en el caso de detectarse algún problema las ayudas se deberían devolver, ha querido que la tierra la tragara o tragase.

Como no ha sido así, ha venido a decir que no lo han estudiado, pero que igual sí o no, o todo lo contrario, o a mi qué me dice. Ni que quisiera ser presidenta de la Comunidad de Madrid. En suma, que ahora que el intenso Almodóvar estrena, a uno se le viene a la mente aquella película de cuando era un tipo más inmune a los batacazos de esta perra vida ¿Qué hemos hecho nosotros para merecer esto?  

El 'cuanto antes' como unidad de tiempo