miércoles 23/9/20

Los mosquitos, un clásico del verano

Este verano de cosas raras hay clásicos que no perdonan y que vuelven para chincharnos. Cuando parecía que la desescalada, la nueva normalidad y los chopitos habían regresado a nuestra vida en forma de terraza desparramada, reaparecen también los clásicos del verano. Ni siquiera es la insufrible canción del verano o la no menos insufrible canción del invierno tocada en verano. Se trata de los mosquitos, de las avispas, las moscas negras y toda esa nube de bichos que nos joden los atardeceres de verano.

Como lo de ir al centro de salud está como está, y la prudencia y sensatez nos mantienen alejados, vamos a repasar algunos consejos prácticos para enfrentar las puestas de sol sin ser acribillados.

Prevenir

Lo primero es prevenir. Recuerda que los mosquitos crecen en charquitos de agua estancada, en los platos de las macetas y en cacharros olvidados en el suelo. Mantener limpio el entorno de la casa o del jardín o de la terraza de estas discretas fábricas de mosquitos es clave. Coméntalo con los vecinos, es importante que la zona esté libre de estos focos.

Los mosquitos saben que la piel mas fina y la sangre mas accesible está en tus piernas y tobillos, llevan mucho en esto. Puedes ponerte ropa de manga y pantalón largos, si, lo se, es verano y nadie lo hace, pero funcionar, funciona

Los mosquitos saben que la piel mas fina y la sangre mas accesible está en tus piernas y tobillos, llevan mucho en esto. Puedes ponerte ropa de manga y pantalón largos, si, lo se, es verano y nadie lo hace, pero funcionar, funciona. La ropa pastel, blanca o brillante es su favorita y si además usas perfume o colonias, los bichos te ponen en la lista gourmet como primer plato.

Se puede usar repelente, los que mejor van son los que contienen dietiltoluamida, DEET para los amigos. Y no, las pulseras impregnadas ni los cacharritos eléctricos han demostrado utilidad, así que eso que te ahorras.

Una vez que te han picado, a pesar de llevar un traje negro hasta los tobillos y ni gota de colonia pasamos al tema de soportar la picazón.

Las picaduras, las de la mayoría de los bichos suelen comportarse así; empiezan con dolor intenso que dura horas. La zona se inflamará, a veces mucho, durante uno o dos días en los que sigue doliendo, pero algo menos. Finalmente suele desaparecer a los 3 o 5 días, aunque parezca que no se pasa nunca. Con la inflamación local se nos puede poner el brazo o la mano que da miedo verlos, a veces impresiona lo que puede llegar a inflamarse.

Mucho hielo

Hay personas que son alérgicas a las picaduras de algunos insectos, muchos lo saben y conocen las señales de alarma, la dificultad para respirar, y lo que tienen que hacer. En caso de duda es mejor consultar llamando a tu centro o al 112. Otra de las complicaciones viene por las heridas que pueden infectarse si nos rascamos, así que harás bien en mantener cortas las uñas de los peques.

Lo que mejor va para las picaduras es el frío. El frío, los cubitos de hielo, mejoran el dolor y la inflamación, tanto que, en muchas ocasiones, el hielo junto al agua y el jabón son suficiente. Si no, en la farmacia tienen pomadas y cremas antinflamatorias que pueden ser útiles para mejorar la inflamación. Protégete y si ya es tarde, hielo, mucho hielo. Y paciencia, por que hay que ve cómo jode cuando te pican.

Los mosquitos, un clásico del verano